El uso del acero en los muebles

En general, el uso del acero se asocia a herramientas, utensilios, equipos mecánicos…En cambio, tiene muchas más utilidades. Debido a sus ventajas, este material se ha ido incorporando al mobiliario doméstico: muebles de cocina, armarios, como opción para soportar muros de vidrio, estructuras exteriores como balcones y otros ambientes que requieren una gran resistencia a la corrosión.

Tradicionalmente los muebles han sido de materiales como la madera, que necesita de una gran cantidad de cuidados. No obstante, el acero inoxidable, además de poseer características que permiten soportar diversos factores climáticos, destaca por ser un material perenne y reciclable. Necesita poco mantenimiento y su uso en muebles domésticos es muy común porque contribuye a la estética del decorado del domicilio.

El acero puede utilizarse, tanto en ambientes más rústicos como con decorados minimalistas. Simplemente basta con combinarlo correctamente con otros materiales que le proporcionen el toque idóneo para cada momento. Su diseño sencillo favorece a que, en general, sea un acabado que armoniza con todo y suele agradar estéticamente porque las estructuras realizadas con este tipo de material aligeran visualmente el espacio.

Las cocinas, son la zona de la casa más habitual para emplear este material en la creación de sus utensilios. Podemos encontrar mesas de acero inoxidable, armarios, fregaderos, grifos e, incluso, cubos para la basura o para resguardar otros utensilios.

Soporta muy bien el exceso de calor y el de frío, así como ambientes más húmedos. Debido a su escasa adherencia a la suciedad resulta muy fácil evitar la suciedad y por tanto, es ideal para zonas que necesitan condiciones higiénicas óptimas. Desde Mettecno 2000, favorecemos la fabricación de este tipo de estructuras gracias a nuestra profesionalización en el manejo y el corte de este material.