Marco Antonio Pizarro Tamayo: “A Mettecno se viene a trabajar, trabajar a gusto y ganar dinero, como decía Emilio Orta”

Los jefes de equipo son fundamentales en las empresas de producción. Permiten que la línea no pare, aportando soluciones y conectando con el resto de la organización. Ese es el trabajo de Marco Antonio Pizarro en Mettecno 2000. Con más de 10 años en la organización conoce la empresa y es capaz de valorar los cambios que se están produciendo.

Pregunta: Marco Antonio, ¿Cuánto tiempo llevas en la empresa y qué hiciste antes de recalar en Mettecno 2000?

Respuesta: Pues estoy en Mettecno, casi desde el principio del inicio de la empresa. Desde septiembre de 2004. Y antes me había dedicado a empresas de pulimentos de piezas, haciendo sillas.. la verdad es que he trabajado en diferentes fábricas.

Pregunta: ¿Y ahora, cuál es tu puesto en Mettecno 2000?

Respuesta: Ahora soy Jefe de Equipo. Me encargo, junto con el resto de los jefes de equipo de dar soluciones a los operarios que están en línea. Somos como una especie de enlace entre el operario que está en la línea y el resto de la empresa para que no se pare la línea.

Pregunta: Con todos los años que llevas en la empresa, ¿Qué es lo que más valoras?

Respuesta: Por un lado, la franqueza de la dirección y que cuentan con nosotros, incluso en los malos momentos cuando ha habido que prescindir de algún compañero.

En el día a día, tenemos mucha autonomía y contamos con una cuota alta para tomar decisiones propias. Hay mucha confianza entre todo el equipo y desde la dirección nos trasladan las decisiones que se van tomando.

Pregunta: ¿Y qué te parece la diversificación de la empresa hacia otros sectores como el mueble o la agricultura?

Respuesta: La empresa ya nos ha informado de esos cambios y estamos preparados para ello. Contamos con una maquinaria que es capaz de suministrar piezas a esos sectores. Y a otros, como señales de tráfico. Podemos desarrollar numerosas piezas diferentes que necesiten tubos de acero a una velocidad que otras empresas no pueden y con la sistemática de trabajo propia del sector de automoción: bajo coste, rápido y con excelente calidad.

Pregunta: La empresa ha vivido este último año un momento de cierta incertidumbre con la desaparición de Emilio Orta y la incorporación de la segunda generación, ¿Cómo se ha vivido eso en la planta?

Respuesta: Es cierto que tuvimos ciertos temores, pero afortunadamente siempre ha habido comunicación. Y el temor era por si se producía un cambio en el estilo de dirección. Don Emilio era como un segundo padre para muchos de nosotros. Ten en cuenta que todos llevamos más de 10 años en la empresa. Y Don Emilio nos contaba cómo iba todo. Siempre nos daba ánimos. Para él había que trabajar, trabajar a gusto y ganar dinero.

Sin embargo, con la incorporación de José Manuel todo ha ido fenomenal. Tenemos información de los cambios que está desarrollando la empresa, hemos visto la inversión en maquinaria que se está realizando y los pasos que se hacen para ir hacia otros sectores.